Mango cierra en Brasil

Mango cierra su última tienda en Brasil. Hace unas semanas Mango cerró la última tienda que le quedaba en Ipanema en Rio de Janeiro.  MNG llegó a contar con 10 puntos de venta en Brasil entre São Paulo y Rio de Janeiro.

La trayectoria de Mango es impresionante: abre su primera tienda en 1984 en Barcelona y un año después comienza a expandirse por el territorio nacional. En 1997 su volumen de negocio internacional supera ya al nacional. Mango siempre ha sido un ejemplo de internacionalización, lo que le lleva a convertise en 1998 en ¡¡la 2ª empresa exportadora del sector textil español!!

En 1998 también llegó a Brasil, repito en 1998, ¡qué pasada! ¿Quién hablaba de Brasil en 1998? Mango siempre pionero. Bien, en Brasil alcanzaron 10 tiendas entre São Paulo y Rio de Janeiro y escogieron el modelo de tienda propia, mientras que en el resto de LATAM, como México, Argentina, Chile, Colombia y Venezuela, optaronn por el modelo de franquicia.Bien ¿qué lleva a una de las empresas más dinámicas y más internacionalizadas a cerrar en Brasil en el año 2013 (época de pleno auge económico) 1 año antes del Mundial de Fútbol y 3 de las Olimpiadas? No soy ningún experto en moda, pero no creo que haya sido consecuencia de las ventas. Brasil se caracteriza por ser un mercado en el que no existe ropa de buen gusto a precios al alcance de la mayoría de los consumidores y Mango tiene mucha aceptación. ¿Entonces por qué Mango no funciona en el único país de los llamados mercados BRIC o grandes emergentes (BRIC =Brasil, Rusia, India, China)

Las razones que han llevado a Mango a cerrar su último punto de venta físico ha sido según la firma catalana la burocracia y altos impuestos sobre la importación. Por causa de problemas con licencias de importación las colecciones podían tardar hasta 2 meses para traer una colección fabricada en España. En países de Asia según comentan sus ejecutivos, este proceso dura 10 días.

Mango como Zara basan su negocio en la celeridad de conseguir que todos los puntos de venta, repartidos por todo el mundo, dispongan en cada momento del género que necesiten en función de la velocidad de rotación y de la previsión de ventas. Su modelo de negocio garantiza una renovación constante de la mercancía y lo más importante una planificación de su producción al ritmo del mercado. Es un just-in-time, que permite a Mango distribuir a sus puntos de venta ¡¡¡40.000 prendas/hora!!! El secreto del éxito es la rotación y que no se queden desabestecidas las tiendas, porque si no el modelo no fluye. Imagino que ésto es lo que le ha pasado en Brasil. Es interesante destacar que aunque su ritmo de aperturas es una locura, en Brasil sólo llegaron a 10 puntos de venta, cuyos cierres no habrán pesado demasiado en la cuenta en la cuenta de resultados.

Ante estas dificultades, mínima,s por tratarse sólo de 10 tiendas, es más significativo que se produzca en la 6ª economía del planeta y por tanto este dato invita a mirar a lo que dejas de ganar, al lucro cesante de más de 60millones de € en ventas (lo calculo con los datos del otro BRIC, Rusia 5ºmercado para Mango) Es importante destacar que en su estrategia de “repliegue” Mango no abandona Brasil. Readapta su modelo de negocio para abandonar las ventas físicas, para optar por su plataforma online.  La plataforma online no incurre en elevados costes fijos de alquiler, en empleados (una pesadilla en Brasil), en seguridad, etc. El “repliegue” reduce de costes y sirve para amortizar y rentabilizar la presencia en Brasil de casi 15 años, con una marca que ya se conoce, que tiene clientas y que ha incurrido en un desembolso de marketing, promoción de puntos de ventas y fidelización importantes.

Imagino que las actuales trabas no supondrán la misma dificultad al modelo de venta online que al modelo de venta físico. Abandonar Brasil, el gigante que ha desperatado, es algo que Mango no se puede permitir. Me queda la consolación de saber que no sólo a mi me resulta Brasil un mercado dificilísimo en todos los aspectos. Una empresa modelo también puede tener dificultades en su establecimiento en un mercado. Lo que choca es que sea Brasil, el único país BRIC en el que Mango no ha alcanzado el éxito, pero este caso pone de relieve una realidad para las empresas, las dificultades de Brasil, un mercado de moda, con enorme potencial, que cuenta con una implacable protección, barreras de entrada, burocracia interminable e inseguridad jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *